Inteligencia Artificial, en la cresta de la ola

Noticias de inteligencia artificial (IA) asociadas a ciudades inteligentes, coches autónomos, diagnósticos médicos, gestión de la energía, seguridad cibernética, robótica, comercio electrónico, finanzas, fábricas inteligentes, interfaces interactivas y un largo etc., llenan los titulares de prensa todos los días. La inversión de capital de riesgo en IA y aprendizaje automático se duplicó alcanzando los US $ 12 mil millones en 2017 según un informe de KPMG. Según Element AI, un laboratorio independiente en Montreal, en todo el mundo, menos de 10 mil expertos tienen la capacidad y cualificaciones necesarias para abordar investigaciones serias de inteligencia artificial. Sus salarios de cientos de miles superan fácilmente el millón si añadimos los incentivos. Los campos de aplicación de IA son ilimitados y su desarrollo se ve solamente limitado por la falta de capital humano cualificado. El avance en los diferentes verticales industriales está vinculado estrechamente a las estrategias de las corporaciones que favorecen las oportunidades más lucrativas.

A la par que numerosas organizaciones todavía se implican por adoptar la transformación digital, el avance de IA plantea un extra de oportunidades. Máquinas con capacidad de comprensión y lo que es más sorprendente comprensión con intuición ya llevan a cabo conversaciones telefónicas sencillas, redactan contenido, realizan analítica predictiva o diseño generativo industrial. El avance de IA requiere de nuevos perfiles profesionales capacitados para acometer su desempeño en campos tales como medios de comunicación, educación, servicios financieros, sanidad, relaciones con los clientes…

Junto con internet de las cosas (IoT) y blockchain IA está revolucionando la transformación digital de las empresas. Construyen comunidades de usuarios y clientes entorno a sus propias plataformas ofreciendo múltiples servicios a los usuarios bajo un único paraguas. Empresas que ocupan las primeras posiciones en el ranking de capitalización bursátil tales como Baidu, Alibaba y Tencent que utilizan sus datos para el desarrollo de algoritmos de IA, adoptan un enfoque muy distinto al de sus contrapartes occidentales Amazon, Google y Microsoft que comercializan los servicios de sus plataformas inteligentes.

Plataformas o aplicaciones de inteligencia artificial ya son parte de los flujos de trabajo de las principales empresas. Nuevas soluciones aparecen en el mercado todos los días y aventajarse radica en descubrir, probar e integrar lo hoy disponible a medida que nuestra estrategia evoluciona en base a los resultados obtenidos. La gran oportunidad está a la vuelta de la esquina, pero debemos estar en una posición que nos permita reconocerla.

La búsqueda por parte del consumidor o cliente de una mayor conectividad e interacción en tiempo real, están produciendo cantidades masivas de datos sobre sus comportamientos y preferencias. Extraer valor de estos datos en tiempo real posibilita ofrecer experiencias personalizadas en cada paso del recorrido por el mapa del cliente. Datos relacionados con el contexto como pueden ser ubicación, conexiones digitales, meteorología, tráfico y noticias de actualidad, añaden un extra de personalización de prestación de servicios y valor al mensaje. Se trata de ofrecer una experiencia de cliente más fluida que aumente la ventaja competitiva.

Vivimos en un mundo interconectado en el que el número de sensores y dispositivos conectados ya supera la población mundial. Todo se puede conectar ofreciendo nuevas perspectivas de aquello que está sucediendo ahora mismo. Solo hemos arañado la superficie de todo lo que es posible realizar y no es una cuestión de falta de oportunidades, es principalmente cuestión de desarrollar el talento que permita capitalizar estas oportunidades. El avance del hardware, software y el rápido acceso a datos masivos finalmente darán paso a la singularidad tecnológica. Aunque por un lado el debate de cuándo y si tendrá lugar permanece abierto, por el otro lado el avance de IA seguirá llenando los titulares de prensa ejerciendo su influencia también en los negocios.

La inteligencia artificial esta cambiando las reglas del juego, aunque la evolución ha sido lenta desde que se formuló el Test de Turing, hoy nos encontramos en un punto de inflexión o en la cresta de la ola. La convergencia de múltiples factores como la disponibilidad de datos masivos o interacción entre diferentes aplicaciones en la nube son el desencadenante. Hacen posible captar datos, comprender estos datos, actuar y aprender de los resultados obtenidos.

Palabras Clave: Agentes virtuales, Procesamiento de Lenguajes Naturales, Biometría, Gestión de Audiencia, Analítica Predictiva, Reconocimiento de Emociones, Automatización del Marketing…

La participación está limitada a un reducido número de entradas como medida facilitadora de un diálogo cercano entre todos los participantes. ¡Interés en asistir!, por favor envíanos tu dirección de correo electrónico y te avisaremos en cuanto el registro de participación esté disponible.